ICQO, pioneros en el uso de hemoderivados en forma de colirio para el tratamiento de distintas patologías de la superficie ocular

Para elaborar estos colirios se extrae sangre al propio paciente, se procesa y tras 2-3 horas se le entrega su medicamento personalizado
Los hemoderivados se pueden preparar mediante diversas técnicas obteniéndose diferentes preparados. Los más empleados en oftalmología son: suero autólogo (SA), Plasma Rico en Plaquetas (PRP) y Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF).

Los colirios obtenidos por estas técnicas tienen muchos componentes que se parecen mucho a la lágrima humana, con muchos factores de crecimiento y muchas proteínas.

Es bastante frecuente que nuestros pacientes nos pregunten si pueden desayunar antes de la extracción sanguínea, siendo habitual recomendarles que acudan en ayunas o tras un desayuno ligero. Sin embargo, científicamente se desconoce con exactitud la influencia de esta cuestión en la composición final de los colirios autólogos.
¿La ingesta de alimentos influye realmente en la composición final del colirio?

Hay autores que defienden que tras ingestas altas en grasa aumenta la concentración plasmática de determinadas citocinas pro-inflamatorias, como es la interleuquina-6 (IL-6). De ser esto cierto, el aumento de la IL-6 podría influir en la eficacia de estos colirios ya que son usados en el tratamiento de enfermedades que cursan con cierto grado de inflamación ocular.

Para intentar dar respuesta a esta pregunta desde el departamento de I+D se impulsó un estudio en el que se extrajo sangre a diez voluntarios sanos en dos circunstancias concretas: tras un periodo de ayuno relativo (de al menos ocho horas) y en periodo postprandial (tres horas y media tras la última ingesta, siendo ésta idéntica para todos los participantes, hipergrasa e hipercalórica).

La sangre extraída se procesó por tres métodos diferentes para la obtención de los tres hemoderivados estudiados: Suero Autólogo, Plasma Rico en Factores de Crecimiento y Plasma Rico en Plaquetas. Finalmente la IL-6 se cuantificó mediante el método colorimétrico Enzyme-Linked ImmunoSorbent Assay (ELISA).

Nuestro estudio se presentó en el 93 Congreso de la Sociedad Española de Oftalmología y sus resultados apoyarían la recomendación general del ayuno en el momento de la extracción sanguínea, ya que mostró un aumento de la molécula pro-inflamatoria IL-6 en los colirios elaborados en situación postprandial (después de comer). Sin embargo, la IL-6 es sólo una de las cientos de moléculas bioactivas presentes en estos colirios.

Se requieren más estudios para conocer el impacto real del ayuno/comida sobre estos medicamentos, por ello que nuestro departamento de I+D sigue trabajando en esta línea de investigación .