La terapia visual, un camino para corregir las disfunciones de una mala visión binocular

En los últimos años, las tareas que requieren el uso de la visión de cerca han aumentado notablemente como consecuencia de los cambios de los hábitos producidos por las nuevas tecnologías.

Las pantallas de los móviles, tablets y ordenadores, sumados a los sistemas de visión 3D como el cine o la televisión, hacen que los ojos trabajen más la acomodación (enfoque) y el tono muscular. En cambio se trabaja menos la visión de lejos y el cambio de visión lejos-cerca, lo que puede generar fatiga visual de cerca, visión borrosa y dolores de cabeza.

Para corregir de forma inocua los trastornos ocasionados por las disfunciones de la visión binocular, (uso conjunto de los dos ojos para ver e integrar las dos imágenes en una sola y de forma tridimensional), los pacientes tienen la posibilidad de realizar terapia visual: una alternativa clínica para corregir o mejorar determinadas disfunciones especificas de la visión binocular.

La aplicación de un programa de terapia visual depende los síntomas que el paciente presenta, así como de los resultados del examen visual completo realizado por especialistas. Teniendo en cuenta varios aspectos, es necesario realizar un diagnóstico que relacione los síntomas y la respuesta del análisis visual, descartando previamente la existencia de una enfermedad.

Para realizar estos exámenes es fundamental la labor de un equipo interdisciplinar coordinado por oftalmólogos y optometristas.

Fuente: ICQO.

Artículo publicado en El Nervión, el lunes 25 de Septiembre de 2017