Enfermedad del nervio óptico que está relacionada con la presión intraocular y que cursa con una reducción progresiva del campo visual.

Su tratamiento consiste en reducir la presión intraocular por medio de gotas, láser o cirugía. La mayor parte de los pacientes con glaucoma son tratados mediante fármacos (colirios hipotensiones oculares). Cuando éstos no son suficientes o están contraindicados, recurrimos al tratamiento quirúrgico.

Fármacos hipotensores oculares

Se administran principalmente en forma de colirio. Las cuatro familias de fármacos más empleadas son las prostaglandinas, beta-bloqueantes, inhibidores de la anhidrasa carbónica y alfa 2 agonistas. Existen, por otra parte, otros fármacos cuyo beneficio no estaría relacionado con la reducción de la presión intraocular.

Investigación

 

Haga clic aquí si desea recibir más información o desea participar en nuestros ensayos clínicos.

Láser

Empleamos diversos láseres en el tratamiento del glaucoma.

Láser Argón: se emplea para reducir la presión intraocular (trabeculoplastia), para cambiar la morfología de la raíz del iris
(gonioplastia) y como complemento de la trabeculectomía (suturolisis).

Láser YAG: utilizado como tratamiento del glaucoma agudo (iridotomía) y como complemento de la cirugía no perforante
(gonioplunción).

Láser diodo: se emplea en quirófano para reducir la presión en casos especiales de glaucoma (ciclofotocoagulación).

Cirugía

En el instituto realizamos diversas técnicas quirúrgicas destinadas a reducir la presión intraocular. Se realizan de forma
ambulatoria y, en la mayoría de los casos, mediante anestesia tópica (gotas). Entre ellas destacan:

Esclerectomía profunda no perforante (EPNP), que consiste en la realización de un adelgazamiento de la pared del globo ocular para facilitar la salida del humor acuoso.

Trabeculectomía: Basada en la realización de una ventana en la pared ocular para favorecer la salida controlada de humor acuoso.

Dispositivos de drenaje ecuatoriales (Válvula de Ahmed y tubo de Baerveldt) y limbares (ExPress). Favorecen la salida del acuoso mediante la colocación de un tubo valvulado (Ahmed) o no valvulado (Baerveldt y ExPress).

Por otra parte es posible el tratamiento quirúrgico de varias enfermedades de forma simultánea mediante cirugías combinadas de
glaucoma, catarata y diversas enfermedades de la retina.

Exploración y pruebas diagnósticas
El diagnóstico y seguimiento de esta enfermedad se basa en la realización de las siguientes pruebas:

Medición de la presión intraocular: generalmente mediante tonometría de aplanamiento (Goldman). A demás, en nuestro centro
disponemos de otros métodos de medición de de esta variable como la tonometría de chorro de aire, de rebote y de contorno dinámico (Pascal).

Paquimetría: medición del espesor corneal, el cual constituye un factor de riesgo para la aparición del glaucoma.

Tomografía óptica de coherencia (OCT): medición mediante luz del nervio óptico, capa de fibras nerviosas retiniana y complejo de células ganglionares en mácula. Para ello disponemos de dos equipos en el instituto: Cirrus OCT y Spectralis OCT

Tomografía óptica de coherencia del segmento anterior (AS-OCT): permite el análisis de ciertas estructuras del segmento anterior (córnea, ángulo iridocorneal y conjuntiva) mediante tecnología OCT. En la actualidad empleamos para este fin el Cirrus OCT.

Campimetría computerizada: medición del estado del campo visual de nuestros pacientes. Disponemos de varios campímetros Humphrey en nuestro centro para este fin.

Biomicroscopía ultrasónica (BMU): medición mediante ultrasonidos de la anatomía del segmento anterior del globo ocular de forma estática y dinámica.

Electrofisiología ocular: medición de la funcionalidad del nervio óptico mediante electrorretinograma pattern (PERG) y potenciales evocados visuales (PEV).